Spanish Spanish

Blog para restaurantes y emprendedores gastronómicos

¿Sabes qué hacer ante una situación de emergencia en tu restaurante?

Conoce y aplica las medidas de seguridad necesarias para actuar ante una situación de pánico.

El concepto de seguridad en lugares públicos como restaurantes o bares ha cambiado significativamente a raíz de los trágicos acontecimientos ocurridos en los últimos años, (como el de la discoteca News Divine o el incendio del Casino Royale en Monterrey) esto ha obligado a las autoridades a supervisar con mayor rigor los procedimientos de evacuación, salidas de emergencia, existencia de manuales internos de protección civil y señalización correcta, para evitar que estos acontecimientos se repitan.

El deber ser de los restaurantes no debe limitarse a ofrecer el mejor servicio, sino contar con personal capacitado para actuar ante una situación de emergencia y supervisar continuamente las condiciones generales del inmueble.

Como parte de la normatividad de la Ley de Protección Civil, los restaurantes deben contar con la autorización que avale las condiciones de seguridad para su operación y funcionamiento, su vigencia es de tres años y la multa por incumplimiento es de 150 a 300 días de salario mínimo y la clausura. Para aquellos establecimientos que tengan acceso a más de 50 personas entre empleados y clientes, es indispensable contar con un programa interno de Protección Civil y un seguro de responsabilidad civil. En el caso de los restaurantes que tengan un aforo menor a 50 personas, el lugar debe contar con:

  1. Extintores contra incendios con carga vigente, uno por cada 50 metros cuadrados
  2. Realizar un simulacro trimestral
  3. Colocar en un lugar visible los teléfonos de las autoridades de seguridad pública, protección civil y bomberos y d)Colocar en un lugar visible, señalización de acciones a seguir en lo referente a sismos e incendios y debe ser permanente.

Otro de los puntos importantes en la seguridad de restaurantes es el alto riesgo de incendio en cocinas y almacenes. Entre las principales causas de incendio se encuentran: la acumulación de trapos, papeles o basura cerca de estufas y hornos, las instalaciones eléctricas en mal estado, los aparatos electrónicos mal conectados o un almacenamiento inadecuado de materiales inflamables o combustibles. Para ello es ideal contar con un sistema anti-incendios que proporcione una total seguridad y protección a éstas zonas en especifico. Algunos sistemas cuentan con un control temprano de monóxido de carbono, debido a que una fuga de gas puede ser una gran amenaza. Estos sistemas de detección cuentan a su vez con la posibilidad de monitorizar los niveles críticos de agua y temperatura, manteniendo el negocio a salvo de escapes de agua o evitar que se produzcan pérdidas de los alimentos almacenados debido a incrementos o descensos de temperatura.

El desalojo de personas de un lugar ante una situación de emergencia, forma parte del programa interno de seguridad de Protección Civil y se le llama evacuación. Ante una situación de alarma, la evacuación debe realizarse de forma horizontal, por puertas y pasillos y vertical, por las escaleras.

Las medidas más importantes de seguridad a tomarse en cuenta son:

  1. Todas las áreas deben estar perfectamente señalizadas y visibles: la instrucción clara y sencilla facilitará la comprensión del mensaje.
  2. Toda puerta que desemboque en una vía de evacuación debe estar debidamente señalizada.
  3. Las vías de emergencia deben ser recorridos cortos y sin obstáculos de ningún tipo. Hay que evitar todo aquello que pueda causar tropiezos, como suelos irregulares o los pequeños escalones detrás de las puertas.
  4. Las puertas deben abrirse en el sentido de la marcha y llevarán barras de presión en lugar de picaportes o manijas. No debe haber posibilidades de dejarlas cerradas con llave. Si hay puertas giratorias o torniquetes, hay que disponer puertas de salidas de emergencia junto a ellas.
  5. Las puertas finales de emergencia deben desembocar en lugar seguro, no deben conducir a espacios abiertos o sin salida (rejas cerradas, estacionamientos subterráneos, patios interiores sin ninguna salida).
  6. Las puertas cortafuegos en pasillos y zonas comunes que deben permanecer siempre cerradas o disponer de un mecanismo de cierre automático en caso de alarma.
  7. La ruta debe estar claramente señalizada con los símbolos internacionales de color verde, especialmente en los puntos donde se produce un cambio de dirección. Las puertas de emergencia deben distinguirse de las demás sin posibilidad de error.
  8. A poca altura sobre el suelo o en la en la pared debe haber una señalización luminosa o fluorescente que indique la ruta de salida. Con mucha frecuencia las evacuaciones se producen a oscuras o con mala visibilidad debido al humo.
  9. Los bomberos deben poder acceder con facilidad: pasos emergencia reservados, acceso a escaleras.
  10. No debe haber zonas ciegas , sin salida.
  11. Extintores en número suficiente, situados en lugares de fácil acceso.
  12. Las puertas situadas en los recorridos de evacuación de lugares de trabajo deberán poder abrir en cualquier momento desde el interior sin ayuda especial.
  13. Las puertas de emergencia no deberán estar cerradas de forma que cualquier persona que necesite utilizarlas en caso de urgencia pueda abrirla fácil e inmediatamente. Las puertas de emergencia estarán situadas en el interior de la sala, en zonas alejadas de las puertas ordinarias, evitando que ambos tipos
  14. de puertas coincidan en los mismos vestíbulos de acceso al local.
  15. Las puertas y portones de vaivén deberán ser transparentes que permitan la visibilidad de la zona a la que se accede.